martes, 29 de marzo de 2011

Masonería y la astronomía

Por: Julio Torres

La astronomía es la ciencia más antigua que ha servido al hombre para encontrar respuestas a favor de la humanidad, es posible que se trate del principio del conocimiento.

Importante para los astrónomos es tratar de alcanzar la perfección, y para lograrlo se hace necesario dejar en los umbrales de cada reunión, todo temor y todo orgullo para que no les engañe la sombra del miedo.

Es deseable que todos comprendan las ciencias físicas y el uso de los instrumentos matemáticos, porque todo el que estudia las leyes de la naturaleza puede comprender las leyes sociales.

En una obra trabaja el ingenio, y en la fábrica es la mano de obra, todos los astrónomos tienen que trazar en el papel con el compas y la esfera y todos juzgan la habilidad astronómica.

Este grupo de astrónomos fue creado con la condición de admitir  en él, solo a quien tenga conocimientos generales superiores, educación esmerada, y estudios astronómicos de la esfera armilar.

Arte y ciencia que le permita a cada uno de ellos vivir de manera independiente, con sus propios recursos para poder luchar contra los obstáculos de la vida.

Ancianos escogidos entre los más hábiles, vigilaban la parte científica y ellos eran los que explicaban los símbolos al pueblo, el objetivo principal era la organización del trabajo.

Lo anterior permitía la permuta, es decir, el cambio de los productos y el incremento de las relaciones con los demás países para encontrar otras fuentes de riqueza.

La ambición, unida a la ignorancia, mantiene al universo tan ajeno en estas materias como si viviéramos en el principio de los tiempos, por lo tanto, es deber de los masones buscar soluciones.

Las fuerzas productoras muchas veces se pierden en la organización social, porque acarrean a manudo la destrucción de la riqueza acumulada, e imitar a nuestros predecesores.

Dos son los principios fundamentales: la libertad del trabajo y el libre cambio, para impedir el ataque a la vida individual y al bienestar de la sociedad, para ejercer los diferentes oficios y carreras.

Gran reconocimiento merece, quien utilizo por primera vez los cedros del Líbano para cruzar los mares, gloria eterna a los Argonautas que nos sacaron de mil errores y miserias.

Gran conocimiento de la astronomía, debieron tener para lograr relacionar al mundo entero a costa de vidas humanas que fueron entregadas a los mares en tantos años.

Es posible que hayan utilizado la brújula, conocida por los chinos más de dos mil años antes de Jesucristo, y coincide con el dueño del monte de cedros, Sidon, personaje de esa época.

Ellos fueron los verdaderos creadores de la navegación, que dirigían sus astrónomos, de todo esto se desprende la teoría que hace al hombre el ser más elevado, por su inteligencia.

El hombre con su inteligencia, consigue producir cuanto le falta para satisfacer sus necesidades, ya que sin esa inteligencia viviría como salvaje primitivo, disputando sus días a las bestias.

El hombre tiene necesidades físicas, morales e intelectuales, pero eso lo trataremos en un próximo reportaje.
Publicar un comentario en la entrada